TALLER INTRODUCTORIO - 2021
Hilda CarrerasClaudio Roberto FernándezMaría Fernanda HidalgoRoxana LencinaSergio RobinMaría Florencia SerranoLiliana Soraire

TALLER INTRODUCTORIO - 2021

Taller obligatorio para trabajar sobre 4 ejes: Vida Institucional, Conocimiento científico, problemáticas sociales contemporáneas y estrategias de aprendizaje. 

Prácticas Profesionalizantes I - Taller​ ​de​ ​Alfabetización​ Digital- 1° año 2021
Claudio Roberto Fernández

Prácticas Profesionalizantes I - Taller​ ​de​ ​Alfabetización​ Digital- 1° año 2021

Bienvenidos.

Mi nombre es Claudio Fernández y voy a acompañarlos en la cursada de este Taller de Alfabetización Digital para que ustedes puedan utilizar las herramientas ofimáticas mas frecuentes y compartan archivos. Es una materia anual y promocional.

Se tendrá en cuenta la participación y entrega de trabajos prácticos.

Saludos y nos estamos comunicando.

Procesos​ ​socio-políticos​ ​en  Argentina​ ​y​ ​América​ ​Latina  - 1° año
Sergio Robin

Procesos​ ​socio-políticos​ ​en Argentina​ ​y​ ​América​ ​Latina - 1° año

El siglo XXI se encuentra atravesado por transformaciones sustentadas en una revolución tecnológica que configura nuevas maneras de ser y estar en el mundo al impactar sobre las estructuras sociales, políticas, económicas, culturales e ideológicas vigentes durante más de dos siglos. Las viejas estructuras de comprensión del mundo se encuentran en crisis dada su incapacidad para producir respuestas. Ya no es posible entender el funcionamiento económico únicamente a partir del modelo capitalista industrial avanzado, los comportamientos culturales desde el prisma de la racionalidad instrumental moderna, o analizar las conductas sociales desde un modelo único de sujetos con identidades fijas e invariables en tiempo y espacio.

El escenario actual puede caracterizarse mediante la consideración de tres ejes directrices ordenadores de la vida de los sujetos y que configuran los distintos modos de entender el mundo y habitar en él: el espacio/tiempo entendido de modo unívoco y lineal en el proyecto de la modernidad y que hoy estalla en multitemporalidades, lo cual acarrea profundas modificaciones en los hábitos perceptivos de las personas; la diferenciación entre lo público y lo privado, las transformaciones en la noción de Estado, Nación y territorio con los consiguientes procesos de desterritorialización y reterritorialización; las dimensiones alrededor de las cuales se estructuró la identidad moderna nómada y estable cuyo desplazamiento obliga a pensar en subjetividades también múltiples, relativas y flexibles. La complejidad de lo anteriormente descrito requiere un abordaje sistemático de ordenamiento, comprensión y análisis que vincule hechos que en apariencia se encuentran aislados e inconexos. El siglo XXI se encuentra atravesado por un paradigma cultural diferente al que dominó durante más de doscientos años.

La sociedad actual se encuentra marcada por el cambio del paradigma económico y una nueva fase del capitalismo. El mismo ha recibido diversos títulos como el de posindustrial, acumulación flexible, postfordista, informacional, inmaterial o cultural, cuyo objetivo supremo es el de acrecentar ganancias utilizando para ello la emergencia de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información, y afirmándose en el conocimiento y la innovación como factor fundamental para la generación de riquezas. La nueva economía requiere de nuevos métodos de trabajo, flexibles y desregulados, con el objetivo de potenciar la competitividad en pos de optimizar los márgenes de ganancia, poniendo para ello a fluir libremente la producción y la comercialización de bienes y servicios, sustentado en las ventajas que brinda la revolución tecnológica. Estas nuevas formas de trabajo también registran la aparición de un nuevo protagonista del siglo XXI, un actor social que aunque mayoritario había sido mantenido en las sombras de una cultura que le reservaba un rol menor: la mujer, factor central en un siglo que se anuncia femenino. Si el marco cultural se modifica y el modelo de acumulación de riquezas se transforma, la composición de la sociedad muta disolviéndose la vieja estructura piramidal, erigiéndose en su lugar una sociedad dual compuesta de integrados y sumergidos, elites articuladas y masas fragmentadas, incluidos y excluidos, conectados y desconectados, territoriales y extraterritoriales. Una sociedad reticular y urbana, espacio para las más diversas expresiones de la creatividad y la autonomía personal y una violencia sin objetivo inserta en el espíritu de precariedad y riesgo que la recorre, insegura e incierta donde todo es posible. No es posible eludir el fenómeno de cambio que afecta a lo que la modernidad llamó su célula básica: la familia. La mujer en el centro de una verdadera revolución personal que arrasa con el patriarcado, ese monumento cultural a la sociedad disciplinaria del capitalismo industrial, cursando una redefinición de los pactos económicos intrafamiliares, de los vínculos personales, que sumado a la extensión de los plazos vitales, al imperativo por el disfrute y la realización personal sin postergaciones y las nuevas definiciones de la sexualidad, dan forma a nuevos modelos familiares múltiples y diversos.

A su vez, todos los cambios descritos se desarrollan en el marco de un profundo deterioro de las condiciones de vida de los trabajadores en todo el planeta, producto de las reestructuraciones operadas por el capitalismo en clave neoliberal. Lo que nos pone frente a lo que los sociólogos han denominado “Nueva Cuestión Social”

“Cuestión social” fue una expresión lanzada a fines del siglo XIX que remitía a los disfuncionamientos de la sociedad industrial naciente. Las transformaciones radicales de la sociedad industrial trajeron aparejados cambios en los modos de vida de los países occidentales. En La metamorfosis de la cuestión social. Una crónica del salariado, Robert Castel identifica para la década de 1830 la fecha en la cual se comenzó a hablar de la cuestión social como tal. Esta era entendida como “[…] una aporía (problemática de difícil solución) fundamental en la cual una sociedad experimenta el enigma de su cohesión y trata de conjurar el riesgo de su fractura. Es un desafío que interroga, pone de nuevo en cuestión la capacidad de una sociedad (lo que en términos políticos se denomina una nación) para existir como un conjunto vinculado por relaciones de interdependencia”. Como se puede observar, la cuestión social se plantea para los márgenes de la vida social pero “pone en cuestión” al conjunto de la sociedad dado que se pregunta por la capacidad de una sociedad para mantener su cohesión. Este planteo surge a partir de las condiciones en las cuales estaban viviendo las poblaciones en el marco de la Revolución Industrial. En este sentido es que Castel sostiene que las principales transformaciones se vincularon con la cuestión del pauperismo y la amenaza al orden político y moral. Siguiendo estas ideas, para Rosanvallon, en La nueva cuestión social. Repensar el Estado providencia, la cuestión social remitía, hacia finales del siglo XIX, a los cambios acontecidos por la consolidación de la organización social capitalista y la incipiente sociedad industrial.

Entre los años cincuenta y setenta el Estado de Bienestar europeo alcanzó su mayor desarrollo, pero llegados a la década del ochenta, con el aumento de la desocupación y las nuevas formas de pobreza, este entró en crisis. En este escenario se pusieron en tela de juicio los principios organizadores de la solidaridad y la concepción misma de derechos sociales a partir del fracaso de la concepción tradicional de derechos para ofrecer un marco para pensar la situación de los excluidos. Así hace su ingreso en escena la denominada nueva cuestión social. Según Castel, más que estar en presencia de una nueva cuestión social se dio una metamorfosis de las problemáticas del pasado, es decir que si bien se observan cambios, estos no fueron completamente novedosos. Considera el autor que para entender la metamorfosis de la cuestión social es central observar las transformaciones de la relación salarial pues el trabajo era el que ubicaba y clasificaba al individuo en la sociedad en disminución de otras características. El derrumbe de la condición salarial tan característica de otras décadas implicó una mutación completa de la relación que se mantenía con el trabajo.

En el contexto de la nueva cuestión social, según Rosanvallon, los antiguos mecanismos productores de solidaridad se vieron desintegrados de manera irreversible. La solidaridad se fundaba en la mutualización creciente de los riesgos sociales, el Estado era una especie de sociedad aseguradora que cubría los principales “riesgos” de la existencia (enfermedad, desocupación, jubilación, invalidez). De este modo, se reducían las incertidumbres propias de la vida y se entendía que los riesgos eran igualmente repartidos. Hacia la década de los noventa, se da una separación progresiva del seguro social y de la solidaridad. Se genera un agotamiento de este sistema; se ingresa en una nueva era de lo social y de lo político y se comienza a redefinir las reglas del “vivir juntos”, es decir, el principio mismo de la solidaridad. La noción de riesgo cambió de escala y el concepto central en materia social fue el de precariedad o vulnerabilidad. Para Rosanvallon la nueva era de lo social cuenta con un imperativo individualista de la igualdad. De este modo, aparecen nuevas formas de inseguridad social: delincuencia urbana, rupturas familiares, inseguridad económica, etcétera.[1]

 

Son algunos de estos diversos y complejos procesos que experimenta este mundo en plena mutación los que tratará de dar cuenta este espacio de formación denominado Procesos Socio-Políticos en Argentina y América Latina, a través de experiencias propicias para la obtención de información actualizada y su análisis reflexivo.



 

Lo​ ​grupal​ ​como​ ​espacio​ ​de​ ​intervención -1° año
María Florencia Serrano

Lo​ ​grupal​ ​como​ ​espacio​ ​de​ ​intervención -1° año

Hola! Quiero darles una cordial bienvenida al aula virtual de la Materia : " Lo Grupal como espacio de intervención".                    El objetivo propuesto es que  ustedes puedan alcanzar  el mayor conocimiento teórico- práctico sobre las complejidades y problemáticas del Campo Grupal.La Modalidad organizativa de  trabajo se centrará en talleres creativos y participativos. 

Prof. Lic. María Florencia Serrano

Pedagogía - 1° año
Dolores Cisneros

Pedagogía - 1° año

Espacio de régimen anual con examen final. Está orientado a la reflexión teórica del discurso educativo, contextualizando sus debates, desarrollos y evolución; esto les permitirá a los estudiantes la construcción de un posicionamiento y un saber pedagógico necesario para disponer de marcos referenciales de su acción y para dialogar, fundamentar y proyectarse en sus prácticas.

Instituciones, organizaciones comunitarias y desarrollo social - 1° año
Dolores Cisneros

Instituciones, organizaciones comunitarias y desarrollo social - 1° año

Materia anual, regular que ofrece un marco de referencia para la comprensión de las dinámicas de una institución. Se analizarán las organizaciones comunitarias como una forma de ejercer la participación ciudadana que permite a las personas agruparse para conseguir mejoras colectivas. Se busca  la comprensión del desarrollo Social en su perspectiva de desarrollo de capital humano y social de un país tendiente a mejorar las condiciones de vida de todos los individuos.